LLÁMANOS 917 72 35 00
COLABORA
mujeres y derechos

Discapacidad intelectual y Derechos sexuales y reproductivos

Recientemente estamos viviendo en nuestro país impulsos hacia cambios legislativos importantes que profundizan en derechos humanos vinculados con la libertad sexual y la igualdad real y efectiva de las personas LGTBI.

La reciente modificación del Código Penal para la erradicación de la esterilización forzosa de personas con discapacidad, junto con la aprobación en el Consejo de ministros de la Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, y de la ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans; suponen un horizonte esperanzador en cuanto al respeto a los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas. Acorde con el Convenio de Estambul, las decisiones de la Justicia Europea y la Convención de Naciones Unidas de Derechos de las personas con Discapacidad, entre otra normativa internacional.

Parece, sin embargo, que aún queda mucho por hacer, para que estos derechos que las leyes recogen, puedan ser verdaderamente garantizados y ejercidos por todas las personas. Recientemente la Fundación Cermi Mujeres publicaba, junto al ministerio de igualdad, el estudio “La violencia sexual en las mujeres con discapacidad intelectual”. Este informe pone de manifiesto la cruda realidad de muchas mujeres y niñas con discapacidad intelectual que han sufrido abusos en la escuela, en su familia, en la calle, con extraños, con conocidos o, incluso, por parte de profesionales en instituciones.

Muchas niñas y mujeres jóvenes con discapacidad intelectual carecen de los conocimientos necesarios para protegerse de los abusos y agresiones sexuales, los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual, y no disponen de las herramientas y apoyos necesarios para tomar decisiones informadas sobre su propio cuerpo, salud y vida.

La ley del “solo sí es sí” profundiza en el concepto de consentimiento y despliega medidas en todos los ámbitos para las víctimas de la violencia sexual. Se entenderá que hay consentimiento sólo cuando este se manifieste libremente mediante actos que expresen de manera clara la voluntad de la persona.

Según el informe del CERMI Mujeres citado anteriormente, existe una relación directa entre la violencia sexual que sufren las mujeres con discapacidad intelectual y la falta de información y educación sexual. El estigma y los conceptos erróneos sobre la discapacidad y la sexualidad tienen un impacto negativo en la vida de estas mujeres. Al infantilizarlas y negarles una educación sexual, se las sitúa en una situación de mayor vulnerabilidad, hasta el punto de quitarles la capacidad de expresar su voluntad de forma autónoma e incluso de no saber distinguir cuando están siendo cuidadas (por ejemplo le están ayudando a bañarse) o cuando están siendo abusadas o violadas.

La sexualidad de las personas con discapacidad intelectual continúa siendo un tremendo tabú para la sociedad. Las familias ejercen en muchos casos un control excesivo, y no son capaces de hablar con naturalidad del cuerpo, la menstruación, los genitales o las relaciones afectivo-sexuales, por ejemplo. También lo sigue siendo para algunas entidades y profesionales. En Fundación Ademo intentamos trabajar para promover una mayor educación sexual, que otorgue las herramientas necesarias a las personas para disfrutar de forma libre de esta parte de sus vidas, y para prevenir cualquier tipo de abuso o violencia sexual.

Aprovechando la celebración estos días del Orgullo 2021 compartimos este corto documental, elaborado por Plena inclusión Extremadura que nos habla de diversidad sexual y personas con discapacidad intelectual y de las múltiples discriminaciones que sufren: LGTBIfobia, sobreprotección, paternalismo…

Desde Fundación Ademo apostamos por la libre determinación de las personas para decidir sobre su maternidad, su cuerpo, su orientación sexual o su identidad de género. En definitiva no negar los derechos humanos a nadie; y procurar los apoyos necesarios, para que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo también puedan ejercerlos.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *