LLÁMANOS 917 72 35 00
COLABORA

Familias y Discapacidad Intelectual: crisis de cuidados y sobreesfuerzo económico

Desde el comienzo de la crisis social derivada de la crisis sanitaria de la Covid19, tanto desde Fundación Ademo y Fundación Carlos Martín, como desde la federación, Plena Inclusión Madrid, fuimos conscientes de la dificultad de muchas familias de nuestro entorno para disponer de recursos de subsistencia básicos.

Un gran número de familias vieron reducidos drásticamente sus ingresos, ya fuera por despidos o ERTES, derivados de empleos precarios especialmente afectados por la pandemia (hostelería, limpieza, economía sumergida…); o bien porque se trataba de familias con situaciones estructurales de necesidad (rentas bajas, muy dependientes de subsidios sociales, con miembros en paro de larga duración, familias monomarentales, o familias en las que un progenitor (casi siempre la mujer) renuncia al trabajo asalariado para dedicarse a los cuidados del familiar con discapacidad y/o de alguna persona dependiente (mayores, hijos o hijas…), renunciando así a uno de los sueldos de la unidad familiar.

despensa solidaria familias

Esta situación, que por desgracia azotó a la sociedad española en su conjunto, también tuvo su especial repercusión en las familias con algún miembro con discapacidad intelectual.

Ante esta realidad desde Fundación Ademo y Plena Inclusión Madrid nos pusimos manos a la obra para, en la medida de nuestras posibilidades, ayudar a estas familias a salir adelante ante el difícil contexto económico y social que se nos planteaba. En un primer momento mediante lotes o cestas de productos básicos de alimentación y farmacia; y posteriormente con las tarjetas monedero, mediante las cuales las familias podían adquirir estos productos básicos (medicamentos, alimentación o higiene, incluido el alimento fresco). La realización de estas tarjetas ha sido posible gracias a la financiación obtenida en la Convocatoria #PorMadrid2020, la Fundación Infinorsa y sobre todo la Fundación GMP, que nos ha permitido ayudar a estas familias durante todo el año y a quien, aprovechando la finalización del proyecto, queremos agradecer su ayuda.

En este tiempo transcurrido entre julio de 2020 y hasta noviembre de 2021 desde Fundación Ademo hemos entregado estas tarjetas a 47 familias con problemas económicos o en riesgo de exclusión social de Moratalaz, Vallecas, y Arganda del Rey y alrededores.

De esas 47 familias nos ha llamado la atención que en el 89% de los casos (42 familias) la persona que ha asumido la carga principal de la alimentación y productos básicos del hogar son mujeres; también que un 64% de estas familias son de origen migrante (latinoamérica en su mayoría) o de etnia gitana. Estos datos vienen a corroborar el enfoque de la interseccionalidad en el que las las desigualdades sistémicas se configuran a partir de la superposición de diferentes factores sociales como el género, la etnia y la clase social. Es decir, que a la novedad excepcional de una crisis sin precedentes se unen las dificultades estructurales de tener un familiar con discapacidad intelectual acrecentadas en hogares de rentas bajas, y/o de origen migrante cuyo acceso al empleo, a la formación, o a derechos básicos de ciudadanía, se ven limitados. repartos a familias

Tal y como reflejó el informe de la confederación, entonces FEAPS, en 2014 “El sobreesfuerzo económico que la discapacidad intelectual o de desarrollo ocasiona en la familia en España ” supone para estas familias una inversión extra de 24.237 euros anuales, una cifra que supone el 102% del salario medio anual en España, fundamentalmente destinado a terapias y tratamientos que el familiar con discapacidad necesita para lograr su bienestar y autonomía. Otros estudios posteriores de ESADE o el reciente Informe “Discapacidad y Familia”, de Fundación Adecco corroboran que esta sobrecarga económica supone que en torno a un 64% de las familias con hijos o hijas con discapacidad intelectual encuentra dificultades para llegar a fin de mes, escenario que por razones evidentes se ha visto agravado por la pandemia.

Además, las encuestas realizadas por Plena Inclusión España, el INICO o Plena Inclusión Madrid tras el confinamiento desvelaban también que en las familias con algún miembro con discapacidad, la sobrecarga de cuidados y las dificultades para conciliar la vida familiar y laboral habían provocado un importante aumento en sus niveles de estrés y ansiedad, especialmente en las familias monomarentales; o que una de cada tres afrontaba la crisis con sobrecarga, estrés y grandes dificultades emocionales.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *